Esterilizar o castrar: diferencias y ventajas

perrita con cachorrosLos dueños de animales no siempre tienen clara la diferencia entre esterilizar y castrar, sin embargo entre ambas opciones hay diferencias notables. Según los resultados que se quieran conseguir, habrá que elegir una opción u otra, en función de lo que el veterinario recomiende. En el caso de la esterilización la conducta sexual del animal queda intacta y con la castración se consigue la ausencia de actividad sexual.

Si la opción elegida es la castración, se extirpan, con técnicas quirúrgicas, las glándulas sexuales. Es decir, los testículos en el caso de los machos y los ovarios en las hembras. De esta manera, se consigue la esterilidad y la ausencia de actividad sexual. Sin embargo, con la esterilización se evita la fertilidad del perro, pero se mantiene una conducta sexual normalizada.

La técnica de la castración es más drástica e invasiva que en el caso de la esterilización, pero también tiene sus ventajas como: controlar el carácter en los casos en que hay problemas concretos de convivencia (agresividad, escapadas), así como todas las ventajas asociadas a la esterilización: prevención de enfermedades relacionadas con el útero o las mamas, en el caso de las hembras, y cuando se trata de un macho, prevenir enfermedades de próstata. Hay que tener en cuenta que tanto la esterilización como la castración son opciones adecuadas para evitar la procreación, y por lo tanto las camadas indeseadas.

La castración

La castración tiene como consecuencia la reducción del número de hormonas y ayuda a controlar los problemas en los que la reducción de la cantidad de hormonas sexuales tiene una repercusión directa sobre la conducta, como en el caso del comportamiento sexual o de ciertos tipos de agresión. Es importante señalar que la castración no tiene ningún efecto terapéutico sobre problemas como la hiperactividad, la ansiedad por separación, los problemas emocionales o los que están derivados de una educación incorrecta.

La modificación de la conducta es mucho más notable en el caso de los machos que en el de las hembras. En el caso de los machos, la castración ayuda en el tratamiento de determinados tipos de agresividad, es decir reduce la combatividad frente a otros perros y, según Andrés Vera, Fundador de PsicocanChile, “resultan más fáciles de educar, pero son igual de cariñosos, juguetones y tienen el mismo buen carácter que antes de la operación”. Por el contrario, en el caso de las hembras la castración no resulta efectiva para casos de control de agresividad.

Comenta con FB

Comentarios